Los sindicatos empezaron como agrupaciones muy pequeñas compuestas por miembros de un mismo oficio en una sola Localidad o Ciudad, para concertar acuerdos sobre aumentos de salarios o mejoras en las condiciones de trabajos. A partir de allí se fueron conformando Sindicatos que agrupaban a los trabajadores conforme al oficio, al tipo de industria, por oficios varios, etc.

El Sindicalismo significa una conciencia plena de que los hombres de trabajo son protagonistas históricos de su propia Patria.

No existen dudas que el Sindicato nació y creció para tratar de lograr mediante su acción que todos los hombres y mujeres que trabajan pudieran vivir y realizar sus tareas en las mejores condiciones laborales posibles.

Hoy resulta difícil negar entonces, que el mejor nivel de vida y de trabajo alcanzado, comparado con otras épocas de la historia mediante las conquistas que a diario obtienen obreros, empleados y trabajadores de todo el mundo lo deben indudablemente al accionar permanente, constante de sus organizaciones sindicales.

Por lógica consecuencia hoy el Sindicato y el Sindicalismo resultan una importantísima realidad en el mundo entero, a pesar de que las formas adoptadas para “organizarse y estructurarse” no son iguales en todas partes y por lo general se diferencian de una Jurisdicción, Región, Provincia o Nación a otra. Todos sin excepción se identifican con una

característica primordial que le es común “la Defensa de los Derechos e Intereses de los Trabajadores”, porque alrededor del Sindicato los obreros, empleados y trabajadores se unen solidariamente para luchar en conjunto por el bienestar de todos y cada uno de los hombres y mujeres que trabajan y de sus familias y a través de él se logran salarios cada vez más justos,

jornadas de trabajo con horarios razonables, condiciones más saludables en los lugares de trabajo, licencias y vacaciones con goce de haberes, el cuidado de la salud de los trabajadores y sus familias, el turismo social, la formación de cooperativas y mutuales, los planes de viviendas, otorgamiento de préstamos, la capacitación técnica y sindical y tantas otras cosas que hoy encontramos insertadas en más de un convenio colectivo trabajo, lo que llamamos “la Práctica Activa del Sindicalismo Múltiple”.

Pero el Sindicato va mucho más lejos en sus propósitos y objetivos en el mundo moderno que vivimos, tomando plena conciencia que es la única herramienta con que cuentan los trabajadores para conseguir que las grandes conquistas de la humanidad se apliquen en beneficio del ser humano y no para otros fines. Los trabajadores que comprenden el valor y la importancia de la Organización Sindical, prestan su decidido apoyo para que ella se consolide día a día y sea cada vez más grande. Esta circunstancia indudablemente crea a los trabajadores, militantes, delegados y dirigentes una enorme responsabilidad: dar lo mejor de cada uno en toda acción emprendida, a costa de sacrificios si es necesario para engrandecer su Sindicato y luchar sin claudicaciones para permanecer unidos en su seno.

El Sindicato es democrático en su organización, estructuración, funcionamiento y proceder ágil, dinámico y fuerte acercando al mayor número de afiliados posible, garantizándoles participación plena en la toma de decisiones, concientizando a sus “bases” y manteniéndolas informadas, actuando con seriedad y firmeza, administrando con honestidad y transparencia, orientada en forma permanente a la elevación integral de sus componentes y la clase trabajadora en general.

Logrando la participación, la toma de conciencia y el interés puesto de manifiesto por todos, un Sindicato Independiente, democrático, ágil, dinámico y fuerte, se hace posible consolidar una organización sindical con una autentica moral, donde sus integrantes no sólo podrán ejercer en buen control de la actividad de la misma, sino que se encontrarán en inmejorables condiciones para desenvolverse en todos los aspectos de su vida no sólo privada, también pues, como ciudadanos de la organización que es parte activa de una sociedad y que a través del Sindicato, lucha por que sea libre y democrática.

La Comisión Provisoria encargada de la formación definitiva de nuestro Sindicato estuvo integrada por el Director de la Usina, Señor Camilo Papini en el cargo de Presidente, Carlos Ricardo como Secretario y Dacio Esquivel fue su Tesorero; más cinco vocales, entre los que se encontraba como primer vocal el Compañero Eulalio Pedrozo, que sería más tarde el primer Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza de Misiones. Esta Comisión tuvo una duración de sesenta días, término en el cuál recabaron antecedentes relacionados a la constitución y derechos y realizaron el proyecto de los Estatutos que regirían a la Agremiación creada.

Desde las primeras reuniones realizadas en el patio de la Usina “vieja”, a nuestra actual Sede de Avda. Mitre, han pasado miles de trabajadores forjadores de la grandeza de nuestro Gremio y fervientes defensores de la Clase Obrera.

Esta Institución que comenzó luchando por los derechos de los trabajadores de Luz y Fuerza, siendo su primer triunfo sindical, el lograr que el aumento de sueldo obtenido por Federación para todos los trabajadores lucifuercistas del País también se percibiera en Misiones; amplió sus actividades realizando todo tipo de actividades para sus afiliados, como deportes, cultura, turismo y capacitación laboral, primando aquellas en la cual los afiliados tienen un rol protagónico.

A las actividades que competen a las distintas Secretarias se suma la de las Comisiones que colaboran con las mismas a fin de contribuir al logro de los objetivos propuestos. Las Comisiones se constituyen por Resolución del Secretariado y tienen una dependencia funcional de las Secretarías competentes. Así por ejemplo existe la Comisión de Reclamos, de Seguridad e Higiene, de Viviendas, de Prensa, de Política Energética, entre otras.

Constituyen el nexo entre los Afiliados y el Secretariado, representando a los compañeros de los distintos sectores de Trabajo y Seccionales ante la Comisión Directiva y fundamentalmente en los Congresos Ordinarios y Extraordinarios. El Estatuto del SLyFM determina que se debe elegir un Delegado y un Subdelegado por cada 30 afiliados como máximo, la elección se realiza por voto directo y secreto. El mandato de los mismos es por dos años.

Es la máxima autoridad de la Organización, las resoluciones que de ella emanan son “Ley” para todos sus integrantes que tienen que acatarlas y respetarlas. La Comisión Directiva está encargada de cumplir y hacer cumplir esas Resoluciones. Los Congresos Generales de Delegados pueden tener carácter Ordinario o Extraordinario. Congresos Ordinarios son los que se realizan periódicamente conforme lo determina el Estatuto.

Están destinados a analizar las tareas cumplidas por las distintas Secretarías, y el informe de éstas sobre la labor desarrollada a través de la Memoria, el movimiento contable, Balance, y para considerar aspectos por desarrollar mediante el Cálculo de recursos y Presupuesto de inversiones.

Los Congresos Extraordinarios se realizan cuando asuntos especiales o de “urgencia” requieren el tratamiento y el pronunciamiento de los Cuerpos Orgánicos según sea el caso contemplado en el Estatuto.

La forma de gobierno, Congresos, funciones, atribuciones, campo de actuación, condición de afiliados, normas de funcionamiento, conformación de Comisiones, etc., están determinadas en el Estatuto, que constituye la “Ley Fundamental” de la Organización Gremial. Los Estatutos son modificables, conforme a pautas preestablecidas, y de hecho en el Sindicato de Luz y Fuerza de Misiones, el mismo se ha ido adecuando a los diferentes momentos históricos.

Como entidad de “Primer Grado” tal como se denomina a los Sindicatos de base, el Sindicato de Luz y Fuerza de Misiones está adherido a la F.A.T.L. y F. una entidad de “Segundo grado” que nucléa a los Sindicatos de Luz y Fuerza de todo el País. Esta Federación a su vez está adherida a una entidad de “Tercer grado” la Confederación General del Trabajo

Turismo: Nuestro sindicato cuenta , por medio de la F.A.T.L.yF., con hoteles en distintas centros turísticos del país, (Mar del Plata, La Cumbre, Bariloche), destinados a los afiliados y su grupo familiar. También tiene varios Campos de Deportes en distintos puntos de la provincia emplazados en un marco de exuberante y magnífica vegetación, donde se brinda al afiliado un marco ideal para el descanso y esparcimiento.

Mención especial merece la Hostería en la ciudad de Apóstoles, enclavado en un rincón privilegiado de la “Ciudad de la flores”, dotado de modernas comodidades.

Deportes: Para esparcimiento de los afiliados se realizan durante el año diversas actividades deportivas en los Campos de Deportes. Durante el verano se desarrollan Colonias de Vacaciones destinadas a los hijos de afiliados.

Viviendas: Por medio de gestión con entidades provinciales y nacionales como ser IPRODHA y BHN se logró que el afiliado pueda acceder a la vivienda propia. Se cuenta también con líneas de créditos provistas por la FATLyF para refacción de viviendas.

Previsión: Los jubilados en una Comisión constituida buscan permanentemente los medios necesarios para ayudar a sus necesidades, como por ejemplo la Caja Compensadora, descuentos especiales para las compras de remedios.

Ellos poseen un moderno edificio donde funcionan un salón de fiestas en la planta baja y en la planta alta, un albergue para aquellos jubilados del interior que sean derivados para una mejor atención asistencial.

Salud: En este aspecto podemos decir que la Obra Social presta servicio a los afiliados y su grupo familiar mediante contratos con distintos entes en la provincia. También se cuenta con una farmacia propia destinada a facilitar el acceso de los afiliados a medicamentos en forma urgente y precisa.

Capacitación y Cultura: Con la capacitación se busca formar al afiliado. Por ello se dictan cursos de capacitación sindical y laboral. En lo sindical destinado a aquellos que quieran conocer el desenvolvimiento de la actividad sindical. En lo laboral se busca lograr el perfeccionamiento de las distintas actividades para permitir un mejor desenvolvimiento de los trabajadores.

En lo cultural, se realizan periódicamente congresos, charlas, seminarios y jornadas, difundiendo en ellos temas Energéticos, Económico-Financiero, Mujer Trabajo y Salud, La Mujer Trabajadora, La Mujer Rural y la Ley de Contrato de Trabajo, Higiene y Segurida Laboral, Drogadicción y Alcoholismo, Enfermedades Sexuales, Sida.

A este Sindicato lo encontramos el día de hoy actuando solidariamente a la comunidad toda, mediante donaciones a escuelas, entidades sin fines de lucro como Hospitales, Asilos de Ancianos y Hogares de Niños. Demostrando de esta manera que una Organización Gremial más allá de su rol meramente reivindicativo sectorial, puede cumplir también una función social, bregando por lograr una sociedad más justa y contribuyendo a reconstruir los vínculos de una sociedad que prima al individuo y al capitalismo que a la función social.